¡POR SUS FRUTOS LES CONOCERÉIS!

Charlando tranquilamente, alguien una vez me dijo: “Yo tengo mucho temor de hablar acerca de los siervos de Dios”. Yo me quedé pensando por un instante, y le respondí: “Temor, ¿por qué? ¿No dijo Jesús: No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio>>? (Jn. 7: 24)

La Biblia nos enseña a que hemos de juzgar. Esto debe entenderse como un juicio no condenatorio (Mt. 7: 1), sino que como dice la Palabra en Levítico 19: 15, <<con justicia juzgarás a tu prójimo>>. Como dice un comentarista de la Biblia: “Se prohíbe, no el ejercicio del debido juicio en casos necesarios (Mt 18: 15–17; Jn 7: 24; 1 Co 6:1–5), sino la crítica indebida que no toma en cuenta las debilidades de uno mismo” (1)

Hoy en día, en los medios eclesiales, sobre todo de corte carismático, se enfatiza en cuanto a “no criticar”, “no juzgar”, “no hablar”, en relación a los ministros del Evangelio, como si fueran “intocables”. En cambio, prácticamente nada se enseña acerca de lo anterior: A juzgar con justicia.

Pensemos esto, si se enfatiza una verdad a medias, llegamos a tener una mentira. De la misma manera, si enfatizamos una verdad siempre, pero ocultamos otra, la cual es elemento de equilibrio con la anterior, tenemos otra mentira. Pongamos un ejemplo:

La Biblia enseña que no debemos juzgar condenando (Mt. 7: 1), y que no debemos criticar maliciosamente a los ministros (Nm. 12), sin embargo, también enseña que debemos hacer una defensa ardiente de la fe (Jud. 3), que debemos apartarnos de los falsos hermanos y ministros (Ro. 16: 17; 2 Ti. 3: 1-5; II Juan 9, 10), y que debemos denunciarlos cuando sea el caso (1 Ti. 1: 19, 20; 2 Pr. 2: 1-3; III Juan 9, 10; 2 Ti. 4: 14, 15; 2 Ti. 2: 17, 18). Esto trae el debido equilibrio.

Sin embargo, esta manera de proceder, enseñando una verdad y no la otra, es lo que han hecho muchos maestros dominionistas de corte ecuménico por años, y esa es la razón por la cual tantos están tan mediatizados, por lo extendida que está la enseñanza que dice que no debemos exponer a los que enseñan herejía, que sólo debemos “orar por ellos, y que Dios ya les juzgará en su momento”; pero, ¡esta es una cobarde manera de evadir la responsabilidad que la Biblia nos exige cumplir!

Por esa razón ese conocido mío es incapaz del todo de poder decir lo que realmente piensa; tiene un temor infundado a pecar. El simple hecho de exponer a la luz a todos aquellos que llamándose siervos de Dios, muestran conductas que contradicen ese apelativo, es imposible para él. Está mediatizado.

No obstante, Jesús de Nazaret nos enseñó cómo juzgar con justicia. Nos dijo que, a los falsos profetas, de los cuales también nos dijo que nos habíamos de guardar (Mt. 7: 15), los conoceríamos por <<sus frutos>> (Mt. 7: 20). Por sus frutos, es decir, por su proceder, por su enseñanza, por el resultado de su conducta, y por ella misma, podemos ver quien es quien.

Por naturaleza, nos suena excesiva la palabra "falso", pero hay más falsedad en los medios eclesiales hoy en día de lo que nuestra mente puede llegar a asimilar. En cierta medida, todos estamos también mediatizados.
Los falsos profetas (extensible a todos los falsos ministros del Evangelio), son los que mienten invocando el nombre de Dios (Jer. 23: 16-32). Estos son de dos clases:

1- Impostores, conscientes de su engaño; seducidos por su deseo de ser objeto de la consideración dada a los verdaderos profetas, son populares a causa de sus suaves palabras (1 R. 22: 5-28; Ez. 13: 17, 19; Mi. 3: 11; Zac. 13: 4)

2- Personas sinceras, fundándose en la Palabra, pero persuadiéndose a sí mismas de haber sido llamadas por Dios al ministerio, cuando no es así. A pesar de su sinceridad, éstos son falsos guías. (2)

Por todo ello, ese discernimiento, llámelo juicio santo, ¡es tan importante hoy en día!, dado que delante de nosotros, también detrás y hasta por los lados, se están levantando muchos falsos siervos, falsos maestros, y falsos apóstoles y profetas (2 Co. 11: 13-15), como nunca antes en la historia, y esto es debido al hecho de que la venida del Señor a por los suyos está a las puertas, y el diablo lo sabe.

¡NO TODO ES ORO LO QUE RELUCE!

Indiscutiblemente, la imprescindible, aunque desagradable tarea de hablar bien clarito, con nombres y apellidos, aunque eso sí, con respeto, la llevaremos a cabo en este artículo, así como en otros, denunciando lo denunciable, de modo que el pueblo de Dios se aperciba, y pueda guardarse de los falsos profetas que vienen a nosotros con vestidos de ovejas, pero que por dentro son lobos rapaces (Mt. 7: 15)

¡Vamos a juzgar conforme a los hechos! ¡Por sus frutos les conoceréis!

Jesús de Nazaret fue carpintero, ¿pero Cash?…

1. El gran negocio en la religión “evangélica”
El falso evangelio de la “Prosperidad” sostiene que Dios quiere que sus hijos sean todos ricos y que tengan lo mejor de todo en esta vida, y que si eso no lo consiguen, es porque no tienen la fe suficiente, o tienen pecado, o viven bajo maldiciones insuperables (cuando la Palabra nos dice que Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición, Gl. 3: 13).

Los predicadores de la “Prosperidad” enseñan a millones de personas que si ellos siguen el plan apropiado, es decir, su enseñanza, el Señor los colmará de bienestar y riquezas materiales que nunca hubieran soñado. Les prometen poco menos que el Paraíso en la tierra. La condición es “sembrar” en sus “ministerios” sus diezmos y jugosas ofrendas. Este es el falso evangelio que el apóstol Pedro denunciaba diciendo: <<y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas…>> (2 Pr. 2: 3)

Escribe el Pastor Dawlin A. Ureña de Grand Rapids, Michigan, USA:“No es justo que muchos de estos Super-Evangelistas prometan que solamente a través de la "siembra en sus ministerios" usted podrá recibir bendición de Dios. ¡Eso no es verdad!” (3)

T.B.N. y Enlace, son de esos ministerios aludidos. La presión que se hace por pantalla para que se “siembre” en esos ministerios, supera con creces lo moral y ético”
Curiosidad: “Si nos fijamos en la banda que envuelve al león y al caballo, vemos un texto en latín, ¿Por qué en latín en un anagrama de un ministerio presuntamente cristiano?

No obstante, muchos han sabido ver que la religión puede llegar a ser un grande y lucrativo negocio. Además de obtener la admiración, el reconocimiento y hasta las alabanzas de miles y miles, estos presuntos siervos de Dios han hecho del “ministerio” una fuente de ganancias sin límites. Este es un hecho incuestionable.

Salario, no enriquecimiento a ultranza
Amparándose en la verdad escritural que enseña que el “obrero es digno de su salario” (Lc. 10: 7; 1 Ti. 5: 17, 18) (fíjense bien, que dice salario, y no enriquecimiento a ultranza), esos hombres y también mujeres, han sabido y saben expoliar a sus seguidores. Viven a todo lujo; como decimos en España “a todo tren”, y se burlan de los que critican su forma megalómana de vivir, e incluso, algunos de ellos, se atreven a maldecirles (invariablemente yo estoy siendo maldecido por ellos por escribir este artículo, pero no me importa, eso no me alcanza, Nm. 23: 23)

La Biblia nos exhorta a NO vivir de forma ostentosa
Escribe el Pastor Dawlin A. Ureña de nuevo:“Tres de los Tele-evangelistas mayores reciben 100 millones, 110 millones y 130 millones de dólares al año respectivamente a través de sus esfuerzos evangelísticos en la T.V. Muchas de estas superestrellas del evangelismo conducen Rolls Royce, tienen casas de varios millones de dólares y viajan en sus Jets privados. Ningún hombre que esté dedicado al servicio de Dios debe vivir de esta forma ostentosa. ¡Ninguno!” (4)

Sin embargo, estos falsos maestros enseñan que los cristianos tenemos el derecho de vivir como reyes y potentados, y se ponen a sí mismos como ejemplos, porque de ese modo viven ellos, pero a costa de los demás; y así se burlan de la grey, empobreciéndoles para enriquecerse ellos, muy al contrario del Cristo al que dicen servir, el cual  por amor a nosotros se hizo pobre, siendo rico, para que nosotros con su pobreza fuésemos enriquecidos (2 Co. 8: 9)

El Pastor Mario Fumero de Honduras, escribió hace poco un artículo titulado “Los explotadores de la fe”, y acerca de dos de los más conocidos en la actualidad predicadores de la “Prosperidad”, dice lo siguiente al hilo de lo que estamos comentando:

“El evangelio está siendo desprestigiado y corrompido por predicadores que proclaman un mensaje de riqueza y prosperidad en medio de una América Latina abatida por el hambre y la miseria, y como botón de muestra mencionaré a dos hombres llamados «ungidos», y que a costillas del evangelio han acumulado tremenda fortuna, y viven como magnates de una empresa que tristemente se llama Iglesia. Uno de ellos es de los Estados Unidos y está en el escándalo público por un documental de la NBC que revela su lujo y derroche a costillas de las ofrendas de sus seguidores, su nombre es Benny Hinn. El otro es un latinoamericano, de origen guatemalteco, que va por el mismo camino de Hinn y que visitará Honduras el 6 de mayo, se llama Cash Luna” (5)

Seguidamente, el pastor Fumero sigue describiendo con pelos y señales los lujos en los que se mueven esos dos hombres:

“Benny Hinn gasta millones en sus viajes, durmiendo en hoteles de lujo, en una suite donde se quedan los presidentes y príncipes de los países ricos. Un ejemplo de ello es su visita, de paso a Londres, en Milano, en donde pagó por una noche $10,800 americanos. Su mansión está valorada en más de (10,000,000.00) diez millones de dólares y su avión privado le cuesta más de $100,000 mensuales en su mantenimiento y todo esto se hace en el nombre de Jesús, afirmando que el Señor era rico” (6)

“Benny Hinn de pie, paseándose alrededor de la gente tirada  por su “unción”
<<Hágase todo decentemente y con orden>> (1 Co. 14: 40)

Benny Hinn, cuestionado por su ostentosa manera de vivir, llegó a decir: “ya estoy cansado y aburrido de escuchar acerca de las calles de oro [en el cielo]. Yo no quiero el oro en el cielo. Yo lo quiero tener ahora." (7)

Este es el “evangelista” en el cual tantos han puesto su confianza.

Esa es la mentira tras la que esos vividores de la fe se escudan para seguir expoliando a sus ingenuos seguidores;

¡Por sus frutos les conoceréis!

Y sigue Fumero relatando: “El otro empresario religioso es Cash Luna, apóstol y predicador de la prosperidad de origen guatemalteco, que visita Honduras. Según un informe extraído de internet, este predicador es millonario, posee un avión propio y el artículo que transcribo afirma lo siguiente: «Cash Luna es sin lugar a dudas, un hombre amador del dinero y la buena fortuna. Poseedor de relojes Rolex y Cartier, para referencia un Rolex Presidente de oro, que puede llegar a costar la ínfima suma de $25,000.00 y un Cartier por el estilo.

“Raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe” (1 Ti. 6: 10)

Además y para su deleite, toda una colección de finos trajes hechos a la medida y finas corbatas de las sedas más costosas. Pareciera ser, que Cash Luna y Benny Hinn coincidieran, no sólo porque ambos son acérrimos fans de la doctrina de la prosperidad, sino en gustos y su manera excéntrica de vivir la vida. Dueño y señor de terrenos en el exclusivo condominio Sausalito carretera a Fraijanes, Guatemala que se valoran en aproximadamente $ 100,000 c/u.  Y un tanto más una sencilla casa de habitación en el condominio Coventry carretera a El Salvador Guatemala con un valor no menor a $ 150,000.00, membresía en exclusivo club de golf Hacienda Nueva en San José Pinula, Guatemala (regalada), autos Mercedes-Benz  de $90,000.00, su Volvo XC-90 con un precio de $60,000.00, jet Sabreliner 60 modelo 78 con precio de mercado que ronda los 800,000.00 al millón de dólares y quien sabe cuántas cosas más guardadas debajo del tapete, Cash Luna es un paladín de los pastores ricos y famosos, digno de figurar en el conteo de la revista FORTUNE»(8)

El Sabreliner

Como dice Pablo Quintanilla al respecto,no es justo, ni de sabios, hacer todo un alarde de grandeza en público y vivir como rey, en un país donde las diferencias sociales son tan marcadas, y la necesidad está por todas partes” (9) Y sigue diciendo:

Cash es un perfecto aprendiz de millonario, es fanático del golf y del buceo, con el tiempo se ha convertido además en un experto conocedor de relojes. Los buenos trajes son una de sus pasiones, y será para más, pues en sus tiempos de empresario a la cabeza de una boutique de trajes exclusivos, aprendió a vestir y a vestirse como todo un dandy” (10)

Ese es Cash Luna, un hombre que sabe vivir y vive muy, pero que muy bien del “evangelio”; a sus anchas y sin ningún remordimiento aparente, aunque viva en un país donde la tasa de pobreza asciende a más del 70% y el desempleo ronda por el 55% aproximadamente.

Carlos “Cash” Luna

La Biblia nos enseña a que no debemos hacer ostentación de lo material, sino que debemos manejarnos con prudencia y sobriedad en este mundo, sin buscar el enriquecimiento, el cual es tentación y lazo. Especialmente eso rige para los ministros del Evangelio (1 Ti. 3: 2, 3; 6: 9), y sin embargo, estos hombres (y muchos más) hacen caso omiso a la Palabra; por eso,

¡Por sus frutos les conoceréis!

Dice la Palabra: <<¡Vamos ahora, ricos! Llorad y aullad por las miserias que os vendrán. Vuestras riquezas están podridas, y vuestras ropas están comidas de polilla. Vuestro oro y plata están enmohecidos; y su moho testificará contra vosotros, y devorará del todo vuestras carnes como fuego. Habéis acumulado tesoros para los días postreros>> (Santiago 5: 1-3)

¡Qué poco gusta esa palabra, y qué poco se predica acerca de ella hoy en día!, es contraria al “evangelio de la Prosperidad”, y tira por el suelo sus falaces argumentos.

Santiago no se dirige a los no creyentes, sino a los creyentes (1: 1) cuando escribe así. En ese párrafo, se está dirigiendo concretamente a aquellos que se dicen cristianos pero viven en la ostentación de los mundanos, convirtiéndose ellos también en mundanos a la postre. Todos ellos viven en el espíritu de Laodicea. Ese es el espíritu que rige a todos esos falsos siervos de Cristo, que a la par que aquellos del Apocalipsis, dicen para sí: “Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad” (Ap. 3: 17). La promesa de Cristo para todos ellos si no se arrepienten, es que les vomitará de Su boca (Ap. 3: 16)

El Señor ya nos lo advirtió
Hinn y Luna, son dos de los hombres que dicen ser portadores de la unción y del mensaje profético de Dios para estos últimos días. Alguien se preguntará, ¿pero cómo es posible que el Señor permita que esto ocurra?; y yo le responderé con la Biblia en la mano: “¡Es que el Señor ya nos advirtió que eso iba a ocurrir!”; pero el problema es que parece que no creemos a Su Palabra. Veamos en Mateo 24: 24;

<<Porque se levantarán falsos cristos (ungidos), y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos>>

El pueblo de Dios debe aprender a DISCERNIR, y no dejarse intimidar ni amedrentar por ese tipo de hombres. Esos hombres viven rodeados de tantas riquezas y abalorios porque el pueblo de Dios les regala el dinero que tienen, por creer que esa es la voluntad del Señor, cuando no lo es. Así de sencillo. Y además hacen de ellos el ejemplo a seguir, la meta a alcanzar. Se constituyen imitadores de ellos en vez de serlo de Cristo.

Esos hombres son lo que han llegado a ser, porque el pueblo de Dios les ha dado pie; les escucha, les cree. ¡Es hora de que el pueblo de Dios discierna, y se aparte! (2 Ti. 3: 5)

El diablo multiplica el engaño
El Señor Jesús ya está a las puertas para llevarse a Su remanente santo, esa es la razón por la cual el enemigo está tan al acecho, buscando el que los cristianos se queden aquí ese día. Busca y trabaja (y muchos miles de hombres y mujeres suyos también) para que muchos creyentes no sean  tenidos por dignos de escapar de todas las cosas que vendrán (Lc. 21: 36), e intenta engañarles con ardides, con mentiras como “lo nuevo de Dios”, la “nueva unción”, la “conquista de las naciones”, y la “prosperidad” sin límites, para que sus corazones se llenen de falsa fe, ambición y codicia, como la de sus maestros (2 Pr. 2: 22)

Cuando sus profecías no se cumplen
Dice la Palabra: <<Si el profeta hablare en nombre de Jehová, y no se cumpliere lo que dijo, ni aconteciere, es palabra que Jehová no ha hablado; con presunción la habló el tal profeta; no tengas temor de él>> (Deuteronomio 18: 22)

Benny Hinn es especialista en dar profecías que jamás se cumplen. Las ha dado a cientos. Una de ellas de la que muy especialmente me acuerdo, es la que dio cuando vino a Barcelona (España), y anunció a bombo y platillo, que el avivamiento llegaba a nuestra nación el año 2003. Ese año pasó, y nada ocurrió.

Cuando la Biblia dice que no hemos de tener “temor” de esos falsos profetas, significa que no les hemos de tomar en consideración. Sin embargo, hoy en día, tanto pueblo de Dios cree a sus mensajes y a sus profecías que nunca se cumplen, así como sucede con muchos otros falsos profetas y profetisas. 

“Vestidos de forma especial y hasta excéntrica: Benny Hinn”

Nuestro verdadero ejemplo es nuestro Mesías
Pero muchos van a ellos como las ovejas al matadero, a que les impongan manos, a caerse al piso por su “unción”, mientras esos soberbios “ungidos” se pavonean caminando entre ellos como generales llenitos de estrellas, vestidos de forma distinta, especial y hasta excéntrica, haciendo alardes de poder, atrayendo la atención de todos hacia sí mismos ¡Hermanos, Jesucristo no hacía eso! El no se pavoneaba ante nadie, ni lanzaba a nadie al suelo (sólo los demonios lo hacían cuando salían), ni buscaba la atención de las gentes, al contrario, se iba de allí cuando querían hacerle Rey (cuando Él es el Rey):

<<Aquellos hombres entonces, viendo la señal que Jesús había hecho, dijeron: Este verdaderamente es el profeta que había de venir al mundo. Pero entendiendo Jesús que iban a venir para apoderarse de él y hacerle rey, volvió a retirarse al monte él solo>> (Juan 6: 14, 15)

Y ahí tenemos también a Cash Luna que una vez dijo por TV Enlace que su “unción” es tal, que cuando se encuentra rodeado de personas, éstas no pueden soportar dicha unción tan poderosa que tiene. Diciendo así, Luna se coloca por encima de todos (megalomanía). Esa manera prepotente e infatuada de hablar no es bíblica y hasta ofende el simple sentido común de los demás que sabemos que eso es falso, pero engaña al ingenuo creyente que pone sus ojos y su confianza en ellos.

A estos hombres de las plataformas multitudinarias les gusta que les consideren, y aun que les llamen “ungidos”, poniéndose por encima de los demás, cuando el Señor clarísimamente dijo, dirigiéndose a sus discípulos: <<Pero vosotros no queráis que os llamen Rabí; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos>> (Mateo 23: 8)

Común denominador
El común denominador de muchos de estos “ungidos” es el amor a lo material; el dinero, la prosperidad material y la ostentación, así como el reconocimiento, y la propia gloria. Es un espíritu de soberbia el que les envuelve, e intentan manipular a su audiencia con un espíritu de control y dominio. También los milagros y sanidades que tanto proclaman, tantas veces se han demostrado falsos, y otras veces de más que dudosa procedencia.

2. Otro común denominador; el Vaticano
El mismo Benny Hinn, uno de los preferidos de la red de televisión cristiana T.B.N (Trinity Broadcasting Network), declaró sin complejos, lo siguiente: Mi educación, por supuesto, fue católica, yendo a una escuela católica en Jaffa, Israel. Por ello mi forma de pensar es básicamente católica. Cuando me convertí, seguía siendo católico. Yo he sido muy católico en mis ideas y en mi conducta” (11)

No existe una organización sobre la faz de la tierra que sea más demoníaca que el catolicismo. Está repleta de enseñanzas paganas y doctrinas de demonios (12), y ahí tenemos a uno de los principales valedores de la carismatía evangélica internacional, enorgulleciéndose de su fe católica, siendo seguido y admirado por miles y miles de cristianos evangélicos; ¿cómo es esto posible; dónde está el discernimiento que debiéramos tener?

“Benny Hinn en su encuentro con su amigo el Papa de Roma Juan Pablo II, y al que Hinn calificaba de "Hombre Ungido", habiendo sido éste, uno de los mayores idólatras marianos de todos los tiempos”

Un conocido ministerio de apologética cristiana asegura que <<Benny Hinn es un místico católico romano, que está llevando a la iglesia carismática y pentecostal en la ruta ecuménica hacia Roma>> (13). En una cruzada en la ciudad de Roma a finales de 1996, Benny Hinn habló tantas maravillas acerca del papa y de la iglesia católica romana, que llegó a exasperar a los representantes de las iglesias pentecostales que le habían invitado, los cuales no quisieron invitarle de nuevo a Italia. Incluso el intérprete, rehusó a seguirle traduciendo, y el grupo musical que debía intervenir, decidió no tocar. Cabe decir que las Asambleas de Dios de Italia previamente habían decidido no estar involucradas en la campaña de Hinn (14)

En 1997, en la Conferencia Nacional de las Asambleas de Dios en Adelaida (Australia), Benny Hinn de nuevo elogió al papa de Roma, y comentó allí acerca de su encuentro con el cardenal Sin de las Filipinas y del acuerdo entre ambos, en el sentido de que el cardenal promocionaría a Benny Hinn, y de que él, por contra partida, animaría a los católico romanos a volver a la iglesia de Roma, y a permanecer en su fe católica (15).

¿Qué tipo de ministro del Evangelio es Benny Hinn?

En un famoso programa televisivo de los Estados Unidos, el prestigioso evangelista afirmó sin reservas que la gente que va a Lourdes o a Fátima es sanada por Dios. Dijo así Hinn: “Mira, Dios nos ha dado, Larry, muchas fuentes de sanidad. Mira Lourdes. La gente es sanada yendo a Lourdes y a Fátima” (16). ¿Hubiera dicho eso un verdadero creyente? Sin lugar a dudas, ¡no!

Lourdes, falsa María; falsos milagros

Defendiendo a ultranza la misa católica
Por todos los verdaderos cristianos es sabido que la misa que se celebra en las iglesias católicas es un acto blasfemo. Nada motivó más a los Reformadores a resistir al papa de Roma y a las doctrinas del catolicismo que todo lo concerniente a la misa. La misa consiste en la constante muerte  de Jesucristo, una y otra vez. Es una práctica fetichista que implica al creyente en ese sistema, volverse un caníbal de su dios. Ningún verdadero hijo de Dios debería participar de un acto así tan tremendamente ofensivo para el Padre; por el contrario, debería alejarse de esa aberración si le fuera propuesta.

De nuevo, Benny Hinn, el famoso tele-evangelista internacional que llena mucho del espacio de emisión en T.B.N.-Enlace, recientemente compartió una experiencia que debería levantar bandera roja en las vidas de todos los cristianos que tienen una mente para pensar, y una fe que creer y profesar.

Describiendo una misa y la correspondiente comunión católica en la ciudad de Amarillo, E.U.A. en la cual él mismo tomó parte (¡¿), cuenta que de repente se sintió entumecido, entonces percibió que alguien se ponía ante él. La sensación vino a ser tan real, dijo, que alargó su mano y tocó un manto que tenía un tacto de seda, una suavidad especial…La siguiente cosa, dijo, que sintió <<fue la forma de un cuerpo, y mi cuerpo se entumeció del todo…y Dios me dio una revelación esa noche, de que cuando tomamos la comunión, no es sólo la comunión, dijo; estamos tomando a Jesucristo mismo. El no dijo: “Tomad, comed, esto representa mi cuerpo” El dijo:”Este es mi cuerpo, roto por vosotros”. Cuando tomáis la comunión, estáis tomando a Cristo, y eso sana tu cuerpo. Cuando tu tomas a Jesús ¿Cómo puedes estar débil o enfermo>> (17)

“La hostia romana; un fraude espiritual de proporciones dantescas”

Realmente, Hinn nos deja a nosotros entumecidos, perplejos, y sin palabras. ¿Cómo profesando ser cristiano de la Biblia puede hablar así? Su misma declaración le coloca donde verdaderamente está, junto al Vaticano. El es un convencido católico romano que se atreve a “enseñar” y “ministrar” a los cristianos evangélicos, la inmensa mayoría de ellos, ignorantes de la realidad de Hinn, y muy ingenuos.

¿Quién es realmente Benny Hinn?
Personalmente, no creo que Hinn sea desconocedor acerca de lo que dice. Sencillamente, él es lo que dice ser, un católico romano comprometido; un místico católico, más que probable, un agente del Vaticano reclutado en Haifa. Eso nos muestra que el supuesto poder que él usa para sanar, es el mismo que actúa en los santuarios sagrados del catolicismo, tal y como él mismo asegura.

Hace poco recibí un e-mail de un precioso hermano en la fe que hace poco salió de la mismísima M.C.I (Misión Carismática Internacional) de César Castellanos. El hermano, que por razones de seguridad no daré su nombre (fue maldecido por abandonar), me escribió lo siguiente hablando de Benny Hinn: “Cuando estuvo aquí en Colombia, hace tres o cuatro años, invitado por César Castellanos, contó que había visitado al Papa y que definitivamente era un hombre de Dios. ¿Cómo puede ser posible esto? También profetizó cosas grandiosas sobre la MCI y alabó a sus pastores. Las profecías no las he visto cumplidas y pienso qué clase de hombre de Dios pudo haber sido cegado por Castellanos”. Abundando en ese testimonio, la realidad es que Hinn impuso manos sobre Castellanos, que lo aceptó encantado, transfiriéndole la “unción” de Juan Pablo II, y esto lo declaró ante todos los miles de asistentes al acto.

“Kathyrn Khulman fue por delante de Benny Hinn en prácticamente todo”

El hermano en cuestión me seguía diciendo:La iglesia Católica es apóstata, ¿o no? Yo creo que sí. Sin embargo, en la Misión Carismática se enseña a mirar la iglesia Católica con respeto, asegurando que el papa Juan Pablo II era un hombre de Dios… Se cuentan historias de reuniones de sanidades donde determinado pastor no podía sanar a nadie hasta que el Espíritu Santo le reveló que esa noche no iba a hacer milagros a través del pastor sino a través de un hombre que observaba todo y que, a la postre, resultó ser un sacerdote jesuita”.

La iglesia católico romana, no es que sea apóstata, es que es fornicaria (Ap. 17: 1). No es siquiera apóstata porque jamás fue de Cristo. Esa falsa iglesia la podemos encontrar en Ap. 17. Es esa mujer ramera. De hecho es la Gran Ramera.

Común denominador: El catolicismo romano; la Gran Ramera.
Está definitivamente claro que existe un común denominador tras esos falsos siervos de Dios (y hay muchísimos más, muchos de ellos conocidos, otros no- ver 2 Co. 11: 13-15). Ese común denominador es el Vaticano, donde mora la Gran Ramera de Apocalipsis 17.

“Vi a la mujer la [Gran Ramera] ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús...” Ap. 17:6

Si estos presuntos siervos fueran realmente guiados por el Espíritu Santo, jamás podrían ponerse de acuerdo con el espíritu de la Gran Ramera, porque la Palabra de Dios es muy clara al respecto: <<Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas; porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades>> (Apocalipsis 18: 4, 5)

¡Por sus frutos les conoceréis!

Concluyendo
Hace unos poquitos días le comentaba así por e-mail a un apreciado consiervo:

“Muchas gracias por su ánimo. Efectivamente, estamos viviendo en tiempos sumamente peligrosos, porque me doy cuenta de que mucho de lo que se llama "avivamiento", en realidad no es más que apostasía, o camino hacia ella. El Señor Jesús nos advirtió que el árbol se sabe si es bueno o malo, por sus frutos, no por su aspecto externo. El aspecto externo de gran parte del mover eclesial hoy en día, puede ser atractivo a la vista (grandes masas de gente en grandes congresos; gran espectáculo; gran crecimiento numérico (aparente), etc., etc.), pero eso no le impresiona a nuestro Dios. El busca en Su pueblo el fruto en santidad, obediencia y dependencia de Su Espíritu y Su Palabra, etc.; y eso es más bien escaso en proporción”

Jesucristo enfatizó diciendo: <<No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad>> (Mateo 7: 21-23)

Muchísimos creyentes hoy en día se han dejado impresionar por esos falsos ministros que “hacen milagros”, tienen “mucha unción”, y hasta dicen que “echan demonios” (hay quienes lo dicen, y hay quienes lo hacemos). Hacen esas cosas, pero como el mismo Jesús de Nazaret dijo, son hacedores de maldad, y jamás El les conoció.

El hacer cosas aparentemente prodigiosas, no es necesariamente sinónimo de santidad como hemos leído en esa escritura.

Por eso, busquemos el verdadero fruto, el que expresa una verdadera santidad y amor a Dios de parte de cada uno, empezando por uno mismo.

Que la Palabra siga bendiciendo, y sigamos siendo sal y luz, y como dijo el Dr. Walter Martin: “La controversia por causa de la verdad es un mandato divino” (18)

© Miguel Rosell Carrillo, Pastor de Centro Rey, Madrid, España
Junio 2006
www.centrorey.org
centrore@tiscali.es

Citas:
1. Comentario a la Biblia, Reina Valera 95
2. Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado.
3. Pastor Dawlin A. Ureña de Grand Rapids, Michigan, USA; Su artículo “Los profetas del evangelio de la prosperidad”
4. Ibid.
5. Pastor Mario Fumero; su artículo “Los explotadores de la fe”.
6. Ibid
7. Mike Thomas; http://laverdad.bravehost.com/ricos_y_famosos.html
8. Pastor Mario Fumero; su artículo “Los explotadores de la fe”.
9. Pablo Quintanilla; su artículo “Cash, ¿oveja o cabro?”
10. Ibid.
11. Benny Hinn; Christianity Today, Septiembre 1991
12. Benny Hinn Catholic Mystic, by Joseph Chambers, Paw Creek Ministries, 2000
13. Shocking facts about Benny Hinn, Christian Witness Ministries, 1998
14. Unmasked Benny Hinn, compiled by Neil Richardson - UK and Philip Powell – New Zealand.
15. Ibid.
16. Larry King Show del 23 abril de 1998 (from Let Us Reason Ministries)
17. Confusing World Of Benny Hinn, G. Richard Fisher y M. Kurt Goedelman, pp.132-133, citando “Praise The Lord Show”, Trinity Broadcasting network, December 27, 1994.)
18. Dr. Walter Martin Ministries.

 

FIN