EL TABERNÁCULO CAÍDO DE DAVID

Pequeña Crónica de Everett, WA, EEUU

  Índice del estudio

“Digo, pues: ¿Han tropezado los de Israel para que cayesen? En ninguna manera; pero por su transgresión vino la salvación a los gentiles, para provocarles a celos. 12 Y si su transgresión es la riqueza del mundo, y su defección la riqueza de los gentiles, ¿cuánto más su plena restauración?” (Romanos 11: 11, 12)

EL TABERNÁCULO CAÍDO DE DAVID

Recién llegado de ese largo viaje que supone haber ido y vuelto en pocos días del área del estado de Washington, Seattle, (EEUU), me he propuesto verter aquí (y así hago) un asunto escritural que ha llegado a ser, y es, motivo de controversia doctrinal, del cual hablaré a continuación.

Siempre dentro del contexto Dominionista, y prácticamente tocando todas sus fibras, la siguiente porción escritural es expuesta como confirmación de las pretensiones de sus maestros fabulistas. Es esta:

(Amós 9: 11) “En aquel día yo levantaré el tabernáculo caído de David, y cerraré sus portillos y levantaré sus ruinas, y lo edificaré como en el tiempo pasado…”

Me detendré en esta crónica exclusivamente a desmenuzar esta cuestión, y para ello, y como no puede ser de otra manera, estudiaremos los versículos que van de la mano de éste.

Así que, allá vamos.

I). El manido asunto del “tabernáculo caído de David”

(Amós 9: 11-15)“En aquel día yo levantaré el tabernáculo caído de David, y cerraré sus portillos y levantaré sus ruinas, y lo edificaré como en el tiempo pasado; 12 para que aquellos sobre los cuales es invocado mi nombre posean el resto de Edom, y a todas las naciones, dice Jehová que hace esto.13 He aquí vienen días, dice Jehová, en que el que ara alcanzará al segador, y el pisador de las uvas al que lleve la simiente; y los montes destilarán mosto, y todos los collados se derretirán.14 Y traeré del cautiverio a mi pueblo Israel, y edificarán ellos las ciudades asoladas, y las habitarán; plantarán viñas, y beberán el vino de ellas, y harán huertos, y comerán el fruto de ellos. 15 Pues los plantaré sobre su tierra, y nunca más serán arrancados de su tierra que yo les di, ha dicho Jehová Dios tuyo”

Ríos de tinta han corrido acerca del “tabernáculo caído de David”, insistiendo en que ese será, una vez levantado, el gran avivamiento de las naciones, la gran reforma mundial, etc. en esta dispensación actual, antes de la venida gloriosa de Cristo, pero eso está fuera de contexto, y por tanto es falso.

Siguiendo sencillamente el sentido de la Escritura, vemos que el asunto del “Tabernáculo caído de David” se está refiriendo a la restauración natural y espiritual de Israel  la cual es el tabernáculo o casa de David, y concretamente, al restablecimiento de la dinastía davídica, cuando el Mesías reine de manera personal y visible sobre todas las naciones desde Jerusalén, sentado en el trono de David. Es lo que comúnmente llamamos el Milenio o el Reino Milenial sobre esta tierra.

Todo ello – por tanto - nada tiene que ver, ni con la Iglesia (la cual no está caída), ni menos todavía con el mundo, el cual sí lo está, porque es impío y está listo para recibir la aplicación de la sentencia conforme al juicio de Dios.

“En aquel día yo levantaré el tabernáculo caído de David…”: El sentido de estas palabras del Señor, lo vemos en los versículos adyacentes, por ejemplo en Amós 9: 9;

“Porque he aquí yo mandaré y haré que la casa de Israel sea zarandeada entre todas las naciones, como se zarandea el grano en una criba, y no cae un granito en la tierra”

Todos sabemos que la casa de Israel ha sido zarandeada entre las naciones por siglos, a partir de la última y definitiva diáspora judía acaecida en el 135 d. C. tras la sublevación de Bar Kojba, y la subsiguiente destrucción de Jerusalén por parte del emperador Adriano.

Como escribe MacArthur:

“Sólo el tamo debía ser castigado porque el remanente de Dios sería preservado para heredar las bendiciones mencionadas en los versículos siguientes”

Durante siglos y siglos el pueblo judío ha seguido siendo pueblo, pero sin territorio. Ahora es nación al completo, desde la perspectiva natural. Pronto lo será desde la perspectiva espiritual también, una vez encuentren al Mesías; cuando miren a Aquél, a quien traspasaron (Zac. 12: 10).

“El edificio donde se reúne la iglesia de NorthShore, también la iglesia hispana”

“El edificio donde se reúne la iglesia de NorthShore, también la iglesia hispana”

1. La nación de Israel fue temporalmente rechazada

Recordemos las palabras que con lágrimas vertió Jesús sobre Jerusalén, justo antes de ir a la cruz:

“¡¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados!! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste! He aquí vuestra casa os es dejada desierta. Porque os digo que desde ahora no me veréis, hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor (Mateo 23: 37-39)

Ese “hasta que” es sumamente importante, pero muchos no le conceden, equivocadamente, esa importancia.

Si nos damos cuenta del sentido de lo que dijo Jesús, el pueblo de Israel como nación por causa de rechazar a su Mesías, iba a ser dejado desierto, es decir, aislado hasta que se cumpliese el tiempo de su aislamiento, como así ha ocurrido, y la historia nos lo confirma.

Israel fue rechazado cuando rechazó al Mesías Jesús. Israel será aceptado cuando reciba al Mesías Jesús.

Los representantes de Israel negaron al Mesías, y por ello el Reino se volvió al cielo, junto con el Rey. A la postre, los representantes de Israel recibirán al Mesías, y por ello el Reino volverá y se establecerá en la tierra al regreso del Rey.

Los dos mil años de apartamiento profetizados
El “Tabernáculo de David” iba a quedar caído, he iba a durar su postración justamente dos días, es decir, dos mil años (Oseas 6: 2-3; S. 90: 4; 2 Pedro 3: 8)

Debemos entender que fue cuando el Señor dijo esas palabras de Mateo 23, los dos mil años de tipo lunar, es decir, de 360 días, empezaron a contar.

A los pocos días, después de la resurrección y ascensión de Jesús, la Iglesia surgió como tal (Hchs. 2)

La destrucción de Israel
En el año 70 d. C. los soldados del emperador romano Tito destruyeron a fuego el templo y arrasaron Jerusalén, cumpliéndose así la profecía de Daniel:

“Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, mas no por sí; y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y su fin será con inundación, y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones” (Daniel 9: 26)

Como ya dije, en el año 135 d. C. a causa de la revolución de Simon Bar Kojba (el hijo de la estrella, falso mesías), el emperador romano Adriano mandó la destrucción total de Jerusalén. Según Dion Casio, 580.000 judíos fueron asesinados. Asimismo 50 ciudades fortificadas y 985 aldeas fueron arrasadas.  

La destrucción masiva y las pérdidas de vidas ocasionadas por esa rebelión, hace que se considere el inicio de la diáspora judía en esta fecha. La mayoría de la población judía fue asesinada, esclavizada o exiliada; y la religión judía prohibida.

Jerusalén no se llamó así más, sino que el emperador romano Adriano cambió su nombre por el de Aelia Capitolina en honor suyo propio y de Júpiter.

La medición de los dos mil años
Ahora bien, ¿Cuántos años de 360 días cada uno (lunares) han transcurrido – incluido los años bisiestos - desde aquellas palabras de Jesús llorando sobre Jerusalén?

Hasta la fecha, ya han transcurrido 2007 años.

 

Veámoslo:

 

 

 

 

 

 

 

 

año fin:

2011

 

 

 

 

 

 

 

año inicio:

32

 

 

 

 

 

 

 

años transcurridos

1979

x

365

=

722.335

días

 

 

años bisiestos

494

x

1

=

494

días 

 

 

 

 

 

722.829

días

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

total=

722.829

días transcurridos

 

 

Total=

2.007

años de 360días 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Recordemos las palabras del profeta Oseas, siempre en cuanto al apartamiento de Israel como nación:

“Venid y volvamos a Jehová; porque él arrebató, y nos curará; hirió, y nos vendará. Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos resucitará,  y viviremos delante de él. Y conoceremos, y proseguiremos en conocer a Jehová; como el alba está dispuesta su salida, y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra” (Oseas 6: 2-3)

Los dos días, es decir, los dos mil años, ya se han cumplido. Por lo tanto, el tiempo del surgimiento del Israel de Dios y entrar en el Milenio, está ya para producirse.

“El pastor anfitrión, el Hno. Walter Coronado, fiel donde los haya”

“El pastor anfitrión, el Hno. Walter Coronado, fiel donde los haya”

2. En el reino Milenial

(Amos 9: 11, 12) “En aquel día yo levantaré el tabernáculo caído de David, y cerraré sus portillos y levantaré sus ruinas, y lo edificaré como en el tiempo pasado; 12 para que aquellos sobre los cuales es invocado mi nombre posean el resto de Edom, y a todas las naciones, dice Jehová que hace esto”:

Muchos, todos ellos evidentemente reemplacistas, malinterpretan esta escritura, diciendo que los que invocan a Dios van a poseer las naciones sobre la tierra.

No obstante, la Iglesia no posee las naciones, ni las va a poseer. La Iglesia es celestial, su ciudadanía es celestial y su herencia es celestial (Fil. 3: 20). Reinaremos con Cristo sobre toda la creación, en el día aquel.

Caso diferente es en cuanto a Israel, el cual es terrenal y reinará sobre las naciones, cual fue ese el propósito desde el principio de parte de Dios (Is. 2: 1-4).

En este caso “los que invocan el nombre de Dios”, serán los judíos, la nación judía (Ro. 11: 25, 26) cuando exclame: Baruch ha ba b´shem Adonai  (Bendito el que viene en el nombre del Señor – Mt. 23: 39), cuando hayan discernido que Jesús de Nazaret es el Mesías. Desde ese momento, en adelante.

(Amós 9: 13) “13 He aquí vienen días, dice Jehová, en que el que ara alcanzará al segador, y el pisador de las uvas al que lleve la simiente; y los montes destilarán mosto, y todos los collados se derretirán”:

Esta prosperidad, en este caso material, no ha acontecido todavía, y aún menos en el contexto de Israel, como sí ocurrirá a partir de la venida gloriosa de Cristo.

No podemos imaginar a la Iglesia, en un contexto agrícola o similar; sin embargo es fácil discernir a una nación, a Israel en este caso, gozando de una paz y prosperidad sin iguales, como ha sido tantas veces profetizado en el A.T.

3. La promesa del regreso de los judíos a su tierra

(Amós 9: 14, 15)  “14 Y traeré del cautiverio a mi pueblo Israel, y edificarán ellos las ciudades asoladas, y las habitarán; plantarán viñas, y beberán el vino de ellas, y harán huertos, y comerán el fruto de ellos. 15 Pues los plantaré sobre su tierra, y nunca más serán arrancados de su tierra que yo les di, ha dicho Jehová Dios tuyo”:

Hace tan sólo 80 años atrás, para la inmensa mayoría era inverosímil siquiera suponer que Israel iba a ser Estado de nuevo, teniendo su propia tierra, siendo ésta la que siempre fue: Eretz Israel.

Durante todo el larguísimo periodo del esparcimiento de los judíos por todas las naciones, humanamente era imposible pensar que ese milagro pudiera realizarse. Pero Dios no miente.

Dentro del contexto del asunto del “Tabernáculo caído de David” - el que se ha de levantar - la vuelta del cautiverio, la reedificación de las ciudades, la reubicación en la tierra, todo ello es sinónimo.

Además, con la promesa añadida de parte de Dios, de que “nunca más serán arrancados de su tierra”, la que Dios les dio; su Dios. Este será el cumplimiento cabal de la promesa que Dios le hizo a Abraham (Gn. 12: 7; 15: 7; 17: 8), y que es prueba, una vez más, del sentido del futuro (y no lejano ya) advenimiento del Reino Milenial sobre esta tierra (Jl. 2: 26, 27)

“Enseñando a los responsables (líderes)”

“Enseñando a los responsables (líderes)”

4. El Tabernáculo de David y los gentiles

“Digo, pues: ¿Han tropezado los de Israel para que cayesen? En ninguna manera; pero por su transgresión vino la salvación a los gentiles, para provocarles a celos. 12 Y si su transgresión es la riqueza del mundo, y su defección la riqueza de los gentiles, ¿cuánto más su plena restauración? 13 Porque a vosotros hablo, gentiles. Por cuanto yo soy apóstol a los gentiles, honro mi ministerio, 14 por si en alguna manera pueda provocar a celos a los de mi sangre, y hacer salvos a algunos de ellos. 15 Porque si su exclusión es la reconciliación del mundo, ¿qué será su admisión, sino vida de entre los muertos? 16 Si las primicias son santas, también lo es la masa restante; y si la raíz es santa, también lo son las ramas. 17 Pues si algunas de las ramas fueron desgajadas, y tú, siendo olivo silvestre, has sido injertado en lugar de ellas, y has sido hecho participante de la raíz y de la rica savia del olivo, 18 no te jactes contra las ramas; y si te jactas, sabe que no sustentas tú a la raíz, sino la raíz a ti(Romanos 11: 11-18)

¡Es evidente aquí, que Dios NO ha abandonado a su pueblo, Israel!

En este sentido, el Tabernáculo caído de David, y su levantamiento de parte de Dios, hay que entenderlo conforme está explicado en la Palabra, sin sacarlo de su contexto. Otra cosa es mentira, falsedad, y oportunismo.

El Tabernáculo caído, una vez levantado, será a cabalidad la plena restauración de la casa de Israel (Romanos 11: 11, 12, 15b, 16, 18b)

Por otra parte, conforme a Hechos 15: 13-18 (leerlo), vemos por ende, que el pasaje de Amós estudiado en este artículo, tiene que ver, sin menoscabo de lo enseñado, acerca de la redención de los gentiles, la cual, como sabemos no opera de forma contraria al plan de Dios para Israel, sino que es parte del mismo, conforme lo es. Esto tiene que ver con la enseñanza paulina de ser injertados como ramas de olivo silvestre en el buen olivo (Ro. 11: 11ss.) que ya hemos visto.

“El título de la conferencia”

“El título de la conferencia”

Acerca de los falsos mesiánicos/acerca de los verdaderos y de los cristianos
Ahora bien, los llamados “mesiánicos”, (no los genuinos judíos mesiánicos, aquellos que creen en Jesús, sino los gentiles judaizantes), constantemente intentan que los cristianos (en este caso, gentiles convertidos a Cristo, la inmensa mayoría de lo que es la Iglesia hoy en día) se conviertan en prosélitos judíos (como ellos pretenden serlo, pero no son). No obstante esto no está verificado por la Palabra, sino todo lo contrario.

Siempre en el contexto del “Tabernáculo de David”, leemos en Hechos 15: 16, 17:

“…reedificaré el tabernáculo de David que está caído, y repararé sus ruinas, y lo volveré a levantar, para que el resto de los hombres busque al Señor y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi nombre…”

Jacobo, que fuera el anciano principal de la iglesia de Jerusalén en esos días, usa las palabras del profeta Amós, para asegurar que la misericordia extendida hacia la casa de Israel, también iba a impactar a los gentiles; no sólo de cara a la iglesia de origen gentil, como ha sido así durante estos dos mil años hasta el presente, sino que será así de cara a los gentiles que vivan durante el tiempo del Reino una vez haya venido el Rey; todos aquellos que queden a la derecha del Rey en el Juicio de las naciones (Mt. 25: 31ss), y sus descendientes.

Y en el sentido de que los gentiles creyentes no han de volverse prosélitos judíos al presente, no es menos cierto que los gentiles del tiempo del Reino tendrán que volverse así tampoco. Como lo define con claridad McArthur, por pasiva:

“Si los gentiles pueden salvarse sin volverse judíos en el reino, no es en absoluto necesario que los gentiles se hagan prosélitos en el tiempo presente”

Hay que entender que el cumplimiento cabal de la profecía de Amós, respecto al Tabernáculo de David, tendrá lugar a partir de que se cumpla Zacarías 12: 10, en adelante:

Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él como quien se aflige por el primogénito”

A quien traspasaron es Jesús.

Esto tendrá lugar al final de la Gran Tribulación. En ese entonces el Tabernáculo caído de David será del todo levantado, y para siempre.

“Enseñando en North Shore”

“Enseñando en North Shore”

Concluyendo

Estas cosas, y muchas otras estuve enseñando en la iglesia hispana de NorthShore, en Everett, WA, EEUU, por un largo fin de semana.

Es muy importante, si es que pretendemos ser rectos, entender la verdad escritural conforme ha sido rebelada, siempre en su contexto, y no fuera del mismo, para intentar satisfacer ideas preconcebidas, que jamás fueron la intención de nuestro Dios.

Busquemos la verdad en la Biblia,  no necesariamente en ciertos maestros, y sin lugar a dudas, en modo alguno en aquellos que en Su nombre, enseñan un mensaje distorsionado y lleno de personalista intencionalidad.

Recuerden: un texto fuera de contexto es un pretexto…para hacer otro texto.

Aprovecho para desde aquí agradecer y reconocer a los hermanos que me recibieron y me apoyaron en estos días de conferencias. Por supuesto al Hno. Ps. Walter Coronado y su esposa; el Hno. Herber Villalobos y toda su futura congregación; la Hna. Natalia, su esposo Steve, y familia. En fin gracias a todos, sin excepción.

Dios les bendiga.

© Miguel Rosell Carrillo, pastor de Centro Rey, Madrid, España.
Marzo 2011
www.centrorey.org

FIN